Naturblog
Información nutricional, recetas y consejos Naturhouse para mejorar tu alimentación y tener un estilo de vida saludable.

Comer verduras crudas y sus beneficios

 Comer verduras crudas y sus beneficios

¿Te gusta comer la verdura cruda? En este artículo podrás descubrir cuáles son los principales beneficios de comer la verdura cruda para tu salud física.

Las verduras juegan un papel fundamental en nuestra alimentación diaria, ya que ayudan al funcionamiento normal de los diferentes sistemas del organismo.

Estos alimentos son una fuente de vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y fitonutrientes esenciales en los que, más allá del tipo de vegetal elegido, es muy importante el tratamiento de los mismos.

Desde hace un tiempo está en auge consumir vegetales crudos y la dieta crudívora, dieta en la que se consumen alimentos sin cocinar, no procesados y a menudo orgánicos.
Aunque los alimentos no se cocinan, sí se pueden deshidratar, triturar, macerar o fermentar.

Esta nueva corriente en la que se consumen verduras crudas, siempre bajo condiciones de higiene y seguridad alimentaria, conlleva una serie de beneficios para la salud:

  • MAYOR INGESTA DE ANTIOXIDANTES

Cuando las verduras se hierven, se pierde alrededor del 14% de los antioxidantes que poseen.

Aunque existen distintas técnicas culinarias que presentan una mayor protección frente a la pérdida de vitaminas hidrosolubles, enzimas y otros compuestos (vapor, plancha…), muchas personas optan por su consumo en crudo para tener acceso a su contenido íntegro.

  • MAYOR INGESTA DE VITAMINAS

Como ya hemos comentado, durante el tratamiento térmico se pierde una gran parte de vitaminas, siendo especialmente afectadas las hidrosolubles.

La vitamina C y las vitaminas del grupo B (niacina, tiamina, riboflavina, biotina…) se encuentran entre las vitaminas más sensibles al tratamiento térmico, por lo que se recomienda que los vegetales especialmente ricos en estas vitaminas se consuman en crudo para asegurar una mayor ingesta de las mismas.

Entre los alimentos ricos en estas vitaminas se encuentran los vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas, col rizada, rúcula…), el brócoli o el pimiento. 

  • EQUILIBRIO SODIO - POTASIO

El sodio y el potasio son necesarios para la conducción de los impulsos nerviosos y la contracción muscular, por lo que una desproporción entre ellos puede afectar a la función nerviosa, la función cardíaca y la contracción muscular.

A menudo los alimentos que consumimos se presentan con una serie de aditivos naturales o artificiales que elevan su contenido en sodio, y los altos niveles de sodio se han relacionado con el riesgo de desarrollar hipertensión e hipoglucemia.

  • MEJORA DE LA SALUD GASTROINTESTINAL

El consumo de verduras crudas se ha relacionado con una mejora de la salud gastrointestinal, afectando positivamente a la digestión, la hinchazón abdominal y el estreñimiento. 

Las verduras crudas mejoran el equilibrio intestinal y evitan el estreñimiento. 
Se ha demostrado que una alimentación con alto aporte de alimentos crudos, junto con proteína animal, beneficia el equilibrio de la microbiota intestinal.

Los alimentos crudos y ricos en fibra absorben agua y mejoran la motilidad intestinal.

  • PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES Y DIABETES 

El sulforafano es un compuesto organosulfurado que se ha relacionado con la protección frente al cáncer y con la prevención de enfermedades cardiovasculares y diabetes, pero las altas temperaturas lo destruyen.

Este compuesto está presente en la coliflor, las coles de Bruselas, la col, los grelos, la lombarda, la rúcula y el kale, unas verduras que se pueden consumir crudas y así aprovechar todos sus componentes, como es el caso del sulforafano.

Por último es interesante mencionar el ajo crudo, que se ha relacionado con el control de la presión arterial gracias a sus componentes y propiedades antioxidantes.