¿Sabes qué son exactamente las kilocalorías?

Seguro que has oído hablar de las kilocalorías en muchas ocasiones, pero ¿sabes lo que son? Te habrás fijado en que los productos de alimentación que compramos envasados, frescos o no, incluyen información nutricional. En ella, aparece, entre otras cosas, la cantidad de kilocalorías (kcal) que contiene el producto, especificado bien por ración, bien por cada cierta cantidad de masa (100 mg, por ejemplo).

Ahora bien, ¿qué es una kilocaloría? Es una unidad de medida con la que se calcula la cantidad de energía que aporta un alimento a nuestro cuerpo. Cuantas más kilocalorías contengan los alimentos, ¡más energía podemos almacenar en el organismo!. Por supuesto, las necesidades de vitalidad variarán de persona a persona en función de su estatura, masa corporal, complexión, así como el nivel de actividad al que esté acostumbrado.

El cuerpo humano consume calorías constantemente. ¿Lo sabías? De hecho, una de las funciones básicas de quemar esta unidad de medida calórica consiste en mantener la temperatura corporal constante, ¡por eso el cuerpo se mantiene aunque fuera haga mucho frío!

Además, todas las funciones vitales del cuerpo, como puede ser respirar, el latido del corazón o el funcionamiento de todos nuestros órganos, consumen la fuerza que aportan esta unidad de medida calórica que solo podemos obtener de los alimentos. De hecho, el agua no las contiene, a pesar de lo importante que resulta para la vida.

¿Cuántas kilocalorías consumimos de media?

Llegados a este punto, te resultará interesante hacerte una idea de cuántas kcal necesita tu cuerpo cada día.

El consumo de vitalidad depende de cada persona, como te acabamos de contar. No obstante, existen unos patrones estándar para calcular la energía que necesitamos las personas. Así, el aporte diario recomendado para un varón adulto que haga ejercicio físico suave es de entre 2.500 y 3.000 kcal, y de entre 1.800 y 2.200 kcal diarias para mujeres con actividad física ligera.

Estas estimaciones dependen de tu físico y de tu ritmo de vida, ¡no es lo mismo estar siempre de un lado para otro que si eres más sedentario! Puedes encontrar tablas desarrolladas donde puedes ver estimaciones precisas del aporte calórico más adecuado para tu caso pero, por regla general, las necesidades de kilocalorías disminuyen a medida que alcanzamos la madurez y la vejez. Durante las etapas de crecimiento, embarazo y lactancia, las necesidades calóricas aumentan.

Eso sí, no es necesario que vayas calculando las calorías diarias para saber si estás cumpliendo con el volumen recomendado para ti, ¡deja la calculadora en casa! Lo que sí es importante es ser consciente de qué son las calorías para tener unas nociones de cómo se distribuye la potencia desde los alimentos que ingieres hacia tu cuerpo. Además, también es imprescindible saber por qué son importantes  estas unidades de medida calórica para tu desarrollo fisiológico.

En cualquier caso, recuerda que lo importante es seguir siempre una dieta y un  régimen saludablevariado, equilibrado y que incluya alimentos de los distintos grupos.

Artículos recomendados