Dietas para adelgazar rápido: conoce todos los peligros

Sabemos que te encantaría alcanzar tu peso ideal en un abrir y cerrar de ojos, ¡y a quién no!  Estamos seguros de que poner en riesgo tu salud no está en tus planes. Por ello, te recomendamos que te olvides de las dietas rápidas para perder peso. ¡Porque su “milagro” se convierte en un auténtico peligro! A continuación, te contamos qué consecuencias pueden llegar a tener para tu salud.

 

¿Qué es una “dieta milagro”?

En primer lugar, el reconocimiento de este tipo de régimen es lo más importante para rechazarlo. Aunque hay una gran variedad de tratamientos “mágicos”, se podrían definir como aquellas dietas que cumplen con estas características:

  • La rapidez para perder peso.
  • El bajo nivel de sacrificio para poder llevarla a cabo.

 

¿Qué consecuencias pueden provocar?

Al ser tratamientos muy bruscos y con un alto nivel de restricción alimentaria, aumentan los riesgos para nuestro bienestar. Estos son algunos de los peligros que podemos llegar a sufrir a causa de una “dieta milagro”:

  • Problemas de salud como trastornos metabólicos, llegando muchas veces a causar diarreas, vómitos y náuseas.
  • Cambios psicológicos muy perjudiciales como el insomnio, la ansiedad…
  • Bajo nivel nutricional
  • Efecto rebote

 

¿Qué alternativa hay para perder peso de manera rápida?

La solución más eficaz es realizar un tratamiento con un seguimiento profesional, sin pensar en el tiempo que nos llevará hacerlo. Nuestras asesoras dietéticas siguen muy de cerca los regímenes que realizan nuestros clientes, para evitar cualquier tipo de trastorno: tanto alimentario como psicológico. Esa es la clave del éxito para mantener, una vez terminado el tratamiento, el peso perfecto.

En conclusión, si tu objetivo este año es reducir tu peso, te aconsejamos que la velocidad sea tu última preocupación. Mantener la salud intacta debe ser tu prioridad a la hora de hacer un tratamiento de este estilo, para que sea más duradero, eficaz y sostenible. Por ello, queremos que te unas a nuestro consejo: ¡Di no a las “dietas milagro”!

 

Artículos recomendados