¿Cuándo recurrir a complejos vitamínicos?

En ocasiones, en nuestro día a día nos sentimos débiles y nos falta esa fuerza necesaria para sobrellevar con energía nuestra rutina. La escasez de tiempo y el estrés hacen que no nos alimentemos correctamente, provocando que nos sintamos flojos y cansados todo el día.

Para combatir este problema, los complejos vitamínicos pueden ser la solución perfecta, puesto que aportan las vitaminas que nos faltan y hacen que nos sintamos más fuertes y energéticos.

Pero, ¿qué son estos complementos?

Son un preparado que aporta un alto contenido de vitaminas y minerales. Pueden ayudar al organismo a reponer las carencias alimenticias que nos falten.

Estos complejos pueden ser multivitamínicos o solo de una vitamina concreta. El hecho de que tengan más variedad no quiere decir que sean mejores, debemos identificar el nutriente del que sufrimos carencia e ingerirla. Es esencial que esto se analice con un especialista, ya que un exceso de una no es beneficioso para el cuerpo.

A quién se recomienda tomar  estos complementos

En primer lugar, si nos encontramos débiles en nuestro día a día, hay que intentar suplir esa carencia con una mejor y más completa alimentación. Si aún así, seguimos sintiéndonos sin fuerzas, podemos recurrir a estos suplementos.

Un grupo a los que se recomienda acudir a estas sustancias es a los deportistas de alta intensidad. Un exceso de ejercicio físico conlleva un gran esfuerzo, por lo que es importante que su nutrición sea rica en potasio y magnesio. Estos minerales cumplen un papel muy importante en la transmisión de los impulsos nerviosos del cuerpo, en la contracción muscular y en todo lo referente al corazón.

Hay que tener en cuenta que una correcta alimentación será clave y se recomienda completarla con complejos vitamínicos. En este sentido, los huesos también se pueden resentir a la hora de hacer deporte, por lo que es importante tomar productos con altas dosis de calcio.

Asimismo, también se recomienda el consumo de complejos vitamínicos a personas veganas, intolerantes a los productos lácteos, embarazadas o niños que no coman algún alimento. De este modo, conseguirán esa dosis de energía necesaria. Además, a los mayores de 65 años también se les aconseja, ya que sus cuerpos absorben peor los nutrientes.

Antes de comenzar a tomar estos complementos, conviene hacerse unos análisis y acudir al asesoramiento de un experto en nutrición. Una sobredosis de vitaminas podría provocar el efecto contrario a nuestro organismo, provocando náuseas, jaquecasa… Por lo tanto, hay que estar seguros a la hora de consumirlas.

Artículos recientes