¿Cómo consigo una buena nutrición en mis hijos?

¿Cuántas veces has oído “no me gusta” o “no quiero comer eso”? Que tus hijos lleven una dieta equilibrada y coman los alimentos necesarios para tener una buena nutrición es, a veces, una tarea muy difícil. Por ello, queremos darte algunas pautas para que adopten buenos hábitos a la hora de comer.

 

  • Sensación de saciedad. Es muy importante que los niños aprendan a saciarse por sí mismos. En ocasiones, queremos que no dejen nada en el plato cuando, en realidad, debemos enseñarles a que sepan comer la cantidad que el cuerpo les pida. De esta manera, evitaremos que coma más de lo que probablemente necesite.
  • Las verduras: el complemento perfecto. Si a los “peques” de la casa les gustan los filetes de pollo, acompañar el plato de judías o espinacas puede hacer que se acostumbren a incluir en su dieta diaria los vegetales. Si, por el contrario, destacamos las verduras como “plato principal”, puede provocar rechazo por parte de los niños. Poco a poco, puedes ir añadiendo a los “platos estrella” de la casa verduras que seguro que apenas las notarán y, en cambio, les sabrá de maravilla: hamburguesas con sofrito de verduras, lasañas con verduras en lugar de carne, etc.
  • Hábitos de alimentación saludable. Como sabes, los niños imitan lo que hacen los adultos. Por lo tanto, debes ser un buen ejemplo para tus hijos y comer alimentos sanos y nutritivos para que ellos lo hagan también. Por ejemplo, debemos evitar comer con otro tipo de bebida que no sea agua. Así, los “peques” verán que lo habitual es eso, en lugar de beber con refrescos altos en azúcares.
  • Comer sin televisión ni tablets. A la hora de comer o cenar, es muy importante que no haya nada que distraiga la atención de los pequeños. Crear una rutina en la que la familia se reúna y coman juntos, ayudará a que los niños coman aquello que se les pone en la mesa.
  • Cada cosa, a su tiempo. Realizar cenas muy tarde puede provocar que tus hijos no cenen de manera adecuada. Debes evitar que los “peques” estén cansados, para que se encuentren perfectamente y tengan ganas de comer (el agotamiento puede quitarles el apetito). Por lo tanto, crear una ruta en la que se intente seguir un horario fijo para comidas y cenas, te ayudará a que los niños tengan más ganas de manera natural.

 

Sigue estos consejos y olvídate de las discusiones a la hora de la comida. Convierte tus cenas en un momento relajante y en familia y, por supuesto, enseña a tus hijos a tener una buena alimentación. Una buena nutrición en los niños hará que crezcan sanos y con vitalidad, ¡para que se coman el mundo!

Recommended Posts

Naturhouse Health S.A cumple con la nueva RGPD , le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de su interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de privacidad y protección de datos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
peso idealLos peligros de la sobrenutricion