¿Conoces cuáles son los aminoácidos imprescindibles en tu cuerpo?

Como sabes, los alimentos nos aportan muchos componentes distintos que son vitales para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Entre ellos, encontramos los llamados aminoácidos, que son moléculas orgánicas que se combinan para formar proteínas, tan importantes para la vida. De hecho, junto con las proteínas son los cimientos fundamentales para la vida.

Se dividen en esenciales y no esenciales. Los primeros son los que no puede producir el cuerpo y debe obtener de los alimentos. Pasamos ahora a ver cuáles son y para qué sirven.

¿Para qué sirven los aminoácidos esenciales?

Se encargan de transportar los nutrientes a las células del cuerpo además de almacenar dichos nutrientes, como pueden ser: el agua, los hidratos de carbono, las proteínas, los minerales y las vitaminas.

Es imprescindible incorporar estas moléculas diariamente a través de los alimentos. Estas sustancias ayudan al cuerpo a asimilar los nutrientes, reparar los tejidos y contribuye al desarrollo del organismo.

¿Cuáles son estos aminoácidos esenciales?

Existen ocho: la histidina, la treonina, la lisina, la leucina, la isoleucina, la valina, la metionina, el triptófano y la fenilalanina. A continuación, veremos dónde encontrar cada uno y sus propiedades:

  • Histidina: está presente en la carne, el pescado y la leche y sus derivados. Permite la síntesis de las proteínas para hacer crecer los músculos y ayudan a reducir la fatiga.
  • Treonina: puede obtenerse a través de las proteínas. Está presente en el trigo, el arroz integral y los cacahuetes, entre otros. La treonina fortalece las defensas.
  • Lisina: es abundante en los cereales de tipo gramíneo. Entre los alimentos donde puedes encontrar lisina, están las legumbres (lentejas), la levadura de cerveza y los frutos secos. Otros alimentos con lisina son los espárragos, las espinacas o los frijoles.
  • Valina: es otro aminoácido que puedes obtener de alimentos que todos tenemos en casa. Esta es abundante en el plátano, el chocolate, las semillas de durazno y los frutos rojos, como las grosellas.
  • Metionina: es abundante en las semillas de sésamo, el pescado y la carne, aunque también puedes encontrarla en pequeñas cantidades en muchas frutas y verduras.
  • Triptófano: este aminoácido esencial abunda en alimentos ricos en proteínas, como el huevo, la leche, los cereales integrales, el chocolate, la avena. También está en las pipas de girasol, los plátanos, los cacahuetes, la carne roja, el pescado, el pollo y las almendras, por mencionar algunos ejemplos.
  • Fenilanalina: se puede obtener de alimentos ricos en proteínas de origen animal, como las carnes rojas, además del pescado, los huevos y productos derivados de la leche. Por otra parte, la fenilanalina también está presente en las fuentes de proteínas de origen vegetal, como los espárragos, los cacahuetes, la soja, los dulces y las legumbres como los garbanzos y las lentejas.

Estas moléculas forman parte fundamental de una dieta sana y se pueden obtener de fuentes muy diversas. Esto facilita incorporarlos en la dieta y notar los beneficios enseguida.

Artículos recomendados